Fondo Verde para el Clima aprobó proyecto de resiliencia climática en Cuba

Resiliencia climática en Cuba

Fondo Verde para el Clima aprobó proyecto de resiliencia climática en Cuba

Resiliencia climática en Cuba. La Junta del Fondo Verde para el Clima aprobó un proyecto —codiseñado por la FAO— de 119 millones de dólares para fortalecer la resiliencia al cambio climático de comunidades rurales vulnerables en Cuba.

El Fondo Verde para el Clima aportará 38,2 millones de dólares y el Gobierno de Cuba proveerá 81,7 millones en cofinanciamiento para el proyecto, que busca beneficiar a 240,000 personas. La decisión fue anunciada durante la reunión de la Junta del Fondo en Ginebra. Se trata del primer proyecto en Cuba apoyado por el Fondo Verde para el Clima.

El proyecto de siete años busca mitigar la emisión de alrededor de 2,7 millones de toneladas de gases de efecto invernadero, trabajando con 52,000 agricultores familiares —de los cuales 25,000 son mujeres—, e introducirá prácticas agroforestales en 35,000 hectáreas.

El proyecto titulado Mayor resiliencia climática de los hogares y comunidades rurales a través de la restauración productiva del paisaje en localidades seleccionadas de la República de Cuba (IRES-Cuba, por sus siglas en inglés), fue diseñado por el Ministerio de la Agricultura de Cuba con ayuda de la FAO en coordinación con la población local, la sociedad civil y otras partes interesadas.

El proyecto IRES, cuyo objetivo es mejorar la seguridad alimentaria y nutricional e incrementar la resiliencia y estabilidad de los sistemas locales de producción de alimentos, el empleo y el acceso al agua, será implementado en siete de las municipalidades más vulnerables a los efectos del cambio climático.

“IRES recuperará paisajes productivos para preservar los servicios ecosistémicos mediante la introducción de métodos novedosos e incentivos financieros”, aseguró Maury Hechavarría Bermúdez, Viceministro de la Agricultura. El proyecto es un aporte significativo al plan de Cuba para enfrentar el cambio climático, conocido como Tarea Vida.

“Este proyecto está diseñado para impulsar el desarrollo de sistemas alimentarios inclusivos, sostenibles y resilientes, potenciar la conservación de los recursos naturales, ayudar al sector agrícola a adaptarse al cambio climático y mejorar la resiliencia de los medios de vida locales para la gestión de riesgos”, dijo Marcelo Resende, Representante de la FAO en Cuba.

Nuevos módulos agroforestales y silvopastorales serán introducidos en más de 35,000 hectáreas, lo que permitirá mejorar la infiltración y retención de agua en el suelo, previniendo su erosión y permitiendo mayor productividad y sustentabilidad en los ecosistemas agrícolas locales.

El gobierno de Cuba y la FAO trabajarán con agricultores familiares para cambiar sus modelos intensivos tradicionales por técnicas de producción más resilientes al clima. Esto servirá como experiencia piloto para poder escalar estas intervenciones a todo el país. El proyecto también dará asistencia técnica para aumentar las capacidades para el diseño de nuevos incentivos gubernamentales para fomentar esfuerzos más amplios para la adaptación al cambio climático.

“Este proyecto es especialmente bienvenido, ya que es la primera iniciativa de este tipo en un pequeño Estado insular en desarrollo, para el cual el cambio climático es un desafío significativo de largo plazo”, dijo Maria Helena Semedo, Subdirectora General de la FAO, Clima y Recursos Naturales.

Fuente: diariolibre.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *